Nosotras las bi

Esta es la primer entrada corta sobre el tema, la inspira Antonio Bertrán, escritor gay mexicano y su columna Nosotros los jotos (ya sé, joto es denigrante) No recomiendo el empleo constante del vocablo.

En Ciudad Juárez tendremos mesa literaria Cuir, Queer o Quir apenas este abril 2018, ¿cómo llegué a esto? La academia, teoría queer, occidente. Estados Unidos, España, me echaron a perder. Vivo en la frontera, ir de una lengua a otra, bipolar, bífida, oh well, you know how it goes! Ya saben ...

¡Neh! a big, no, no, no.

Es sencillo, ni la literatura, ni la ficción tienen límite y la identidad de la que escribe es flexible, bitextual, ponle la s a la primera t y borra la segunda, ¿enredo?

A través del empleo de la palabra nos identificamos en distintos estilos y es de la individua definirse. Nadie afuera tiene derecho a gritarte el precio. Al opresor no se le pide disculpas, se le libera al permitirnos, nosotras mismas, vivir la experiencia humana a lo mejor de nuestro entendimiento.

"Without an apology" Dicen las mexicoamericanas cuando hablan español en foros de blancos ingleses.

"Me desperté con el lápiz alborotado" dice Antonio. Yo digo que me desperté con la pluma en serio, tiesa, adolororida y poco a poco se fue aligerando a través de las memorias de los noventas, recuerdos del mundo queen y jotote en Ciudad Juárez. La broma, el cosmos, las trans del Bar de las Estrellas, El Albatros, la UACH, La Movida Madrileña, Almodovar...

Cuando la vida me presentó su cara más fea, trajo a mi mejor amigo gay, Arturo Vázquez. Vino del más allá y yo le conté el desastre que vivía la Ciudad en los años de la guerra contra el narcotráfico, lo dibujé en Polvos de manzana. Luego a mis sueño entró una gran serpiente, exigía implantar misticismo a las relaciones homosexuales, lesbianas, bisexuales y trans. Lo hice, Mujeres cósmicas visibilizó la realidad queer de Ciudad Juárez. Cuenta la historia de Lucy y Arline, una que sabe lo que es y la otra que se hace pendeja, fueron una. Habló de identidad sexual lesbiana, muy fina, por cierto. También, la serpiente, me obligó a ser linda con Gastón y Carló, dos enamorados. Y así, Mujeres cósmicas fue escalando la marea del samsara, hasta tocar fondo, pensaba iba hacia arriba, jajaja, lujuria literaria, aplausos, likes en el fb (¡no pinche mames!) publicar, encuerada e ir a dar a una mesa Queer hoy a las 5pm ¡Cuidado con la carita rupestre! Ahí los veo y al rato otra vez por aquí. Adiós

Recent Posts
Archive